La guía definitiva para cepillarse los dientes

Fecha publicación: 11/03/2021

¿Cuál es el mejor método para conservar una sonrisa saludable durante toda la vida? La respuesta es de sobra conocida por todos nosotros: lavarse los dientes todos los días. Por supuesto, también podríamos sumar a esta solución el hecho de visitar regularmente la consulta de nuestro odontólogo para hacerse un chequeo rutinario, pero esta es otra cuestión. Volviendo a lo que nos interesa, la mejor fórmula para gozar de una sonrisa brillante y unos dientes sanos es cepillárselos después de cada comida. Sin embargo, no hablamos de cepillarse los dientes de cualquier manera. Por desgracia, la rutina cada vez más estresante en la que vivimos ha provocado que muchos de nosotros seamos poco escrupulosos a la hora de lavarlos los dientes. Como ya hemos tenido la ocasión de comentar en otras ocasiones, el cepillado de los dientes debe ser lo más completo posible pues es la manera más efectiva de evitar la aparición de enfermedades como la caries o la periodontitis. En respuesta a muchos de los pacientes que visitan nuestra clínica de Praxis Dental en Toledo, hemos querido recopilar toda la información necesaria para que a partir de este momento aprendáis a cepillaros correctamente los dientes. ¡Prepárate para tener unos dientes limpios, sanos y un aliento perfecto!

¿Consejos a la hora de cepillarse los dientes?

La primera clave para cepillarse los dientes correctamente es la frecuencia con la que lo hagamos. Si bien es cierto que cada especialista recomienda una cantidad diferente, la mayoría están de acuerdo en que, como mínimo, debemos lavarnos los dientes tres veces al dia. En otras palabras, una por cada comida principal del día (desayuno, comida y cena). Además, se debe prestar mucha atención al cepillado de los dientes durante la noche. El lavado de los dientes ante de irse a dormir es el más importante de todos. Mientras estamos dormidos nuestro organismo produce menos saliva lo que impide que esta pueda realizar correctamente su función protectora. En Praxis Dental recomendamos a nuestros pacientes cepillarse los dientes después de cada ingesta. De este modo, las probabilidades de sufrir enfermedades como la caries se reducen considerablemente.

Otro punto importante de la higiene dental tiene que ver con el tiempo que debe durar el cepillado de los dientes. Como podréis imaginar, esto se debe a que a mayor tiempo de cepillado, mayor cantidad de restos de comida eliminaremos. Al igual que ocurre con la frecuencia, los especialistas tampoco han llegado a un consenso en cuento a la duración. Sin embargo, de media se estima que el cepillado de los dientes debe durar como mínimo dos minutos. Este periodo debería ser suficiente para que podamos eliminar todos los restos de comida que hayan quedado entre los dientes. Se estima que un buen cepillado es capaz de eliminar el 40% de la placa dental. La placa dental es una capa pegajosa de color amarillento que recubre los dientes y que está formada por millones de bacterias. La placa es el resultado de la combinación de la saliva, la comida y los líquidos que ahí en nuestra boca.

Técnica para cepillarse los dientes

Tras haber visto con que frecuencia y tiempo debemos lavarnos los dientes, llego el momento de conocer cuál es la técnica más adecuada para ello. ¡Presta atención!

1. Cepillado de la cara exterior: (superiores e inferiores)

En primer lugar, abriremos la boca ligeramente e introduciremos en ella el cepillo de forma perpendicular a los dientes. A continuación, procederemos a realizar movimientos suaves y circules, de modo que el cepillo llegue a toda la superficie del diente. Además, debemos asegurarnos de que las cerdas entran también en contacto con la encía para poder eliminar todos los restos de comida. Sin embargo, cuando el cepillo entre en contacto con la encía el movimiento a de ser lento y ligero. En caso contrario, podemos acabar dañando la encía (sangrado de encías).

2. Cepillado cara interior: (superiores e inferiores)

No lo habíamos mencionado, pero siempre se debe comenzar cepillando la parte exterior de los dientes para después seguir con las caras interiores de los mismos. En este caso, dividiremos el cepillado entre los colmillos y el resto de los dientes. Primero, movimientos suaves y circules para los dientes que no son caninos. Después, movimientos de barrido suave para los colmillos.

3. Caras triturantes de las muelas

Para concluir con el cepillado de los dientes, procederemos a limpiar las caras triturantes (las que realizan la función de masticación) de las muelas superiores e inferiores. En este punto, el cepillado debe consistir en la realización de movimiento de barrido horizontal. Se trata de la tarea más sencilla del cepillado de los dientes pues casi todos hacemos este movimiento de forma natural.

4. Lengua

La mayoría lo ignoran. Para mantener una sonrisa sana también es necesario limpiar la lengua cada vez que nos cepillamos los dientes. Y es que este órgano acumula una gran cantidad de bacterias y de restos de comida que facilitan la aparición de caries. El proceso es muy simple; sacar la lengua, colocar el raspador lingual en la parte más posterior y proceder al raspado.

¿Qué tipo de cepillo usar?

Los cepillos más efectivos a la hora de eliminar los restos de comida y evitar daños en los dientes y en las encías son aquellos que tienen filamentos suaves. Por el contrario, los cepillos con cerdas duras o desgastadas dañan con facilidad el esmalte y las partes blandas de la cavidad oral. Otra clase de cepillos recomendables son los de cabeza estrecha, ya que nos permiten llegar fácilmente a todas las zonas de nuestra boca. Además, de estos tipos de cepillos algunos especialistas aconsejan el uso de los eléctricos. En especial, para aquellas personas con dificultades en la movilidad de su boca y manos. Ahora bien, sea cual sea el cepillo que escojamos todos tienen que tener dos cosas en común: la limpieza y el buen estado. Nunca hay que lavarse los dientes con un cepillo que esté sucio, ya que estos contienen millones de bacterias. Al final aumentaríamos la placa dental en lugar de reducirla. Desde Praxis Dental os recomendamos que lavéis meticulosamente el cepillo tras cada cepillado. Además debéis cambiar de cepillo cada tres meses o, de lo contrario, las cerdas estarán muy desgastadas.

Por último, se recomienda utilizar siempre una pasta dental con flúor, ya que este componente ayuda a reforzar el esmalte y elimina la placa. En otras palabras, usando dentífricos con flúor evitamos que el sarro se acumule en nuestros dientes. Por tanto, las posibilidades de que la caries o la gingivitis aparezcan en nuestra boca disminuyen. Respecto a la cantidad, mejor quedarse corto que ponerla en exceso para evitar que se genere demasiada espuma.

ORTODONCIA ONLINE

Complete nuestro formulario de ortodoncia online

EMPEZAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. más información imagen cerrar